Parrilla-de-pellet-vs-parrilla-de-carbón

Pellet Grill vs Charcoal Grill: ¿Cuál es mejor?

Si está buscando comprar su primera parrilla, es posible que se pregunte si comprar una parrilla de pellets o una parrilla de carbón.

Estas dos parrillas son muy similares, pero existen sutiles diferencias entre ellas. En este artículo, le daremos un análisis detallado de ambas estufas, los beneficios y los inconvenientes de usar cada una y, en última instancia, ¡lo ayudaremos a decidir cuál es la mejor para usted! Sigue preparado, estamos seguros de que al final lo conocerás.

¿Qué es una parrilla de pellets?

A parrilla de pellets es una herramienta para asar a la parrilla que utiliza pellets de madera como fuente de combustible. La parrilla de pellets se puede utilizar para asar a la parrilla, hornear, hacer barbacoas y asar. Los pellets están disponibles en muchos sabores diferentes. Puede agregar estos aromas a los gránulos para satisfacer su gusto personal.

Su característica definitoria es el hecho de que quema pellets hechos de aserrín comprimido en lugar de carbón vegetal. Otros estilos incluyen quemadores centralizados y un sistema híbrido.

¿Qué es una parrilla de carbón?

Una parrilla de carbón es un dispositivo que cocina alimentos colocándolo encima o debajo del carbón encendido. Por lo general, la fuente de calor funciona con aire para permitir que el carbón arda lentamente para cocinar los alimentos.

Una parrilla de carbón es un tipo de parrilla que utiliza carbón como combustible para cocinar los alimentos. Las parrillas de carbón se usan más comúnmente para asar alimentos directamente sobre brasas calientes o quemar carbón.

Las parrillas de carbón comienzan con una fuente de calor en la parte inferior, generalmente hecha con carbón; esto es lo que usa principalmente para cocinar la carne. Por lo general, usan trozos de madera para crear humo, aunque algunas parrillas de carbón no requieren combustible adicional.

Parrilla de pellets vs Parrilla de carbón:

Precio

Las parrillas de pellets son más caras que las de carbón. El precio promedio de una parrilla de pellets es de $800, mientras que la parrilla de carbón promedio cuesta $400. Sin embargo, estos precios pueden variar mucho según las características de cada parrilla y si es eléctrica o de gas.

En cuanto a los costos, los pellets son más baratos que el carbón. Gastará alrededor de $ 1 por libra de gránulos de madera en comparación con $ 1.50 por libra de briquetas de carbón. Además, puede reutilizar sus gránulos para múltiples usos antes de que sea necesario reemplazarlos.

Control de temperatura

El control de la temperatura es uno de los factores más importantes en una gran barbacoa. Cuando está cocinando a fuego alto, necesita poder controlar la temperatura para cocinar correctamente. Las parrillas de carbón son notorias por ser difíciles de controlar la temperatura, lo que conduce a tiempos de cocción desiguales y alimentos demasiado cocidos o poco cocidos.

Con una parrilla de pellets, puede ajustar fácilmente la temperatura según lo que esté cocinando. Por ejemplo, si quieres que el bistec esté medio cocido, configura la parrilla a 400 °C (200 °F) o menos y deja que se cocine hasta que alcance esa temperatura. Si quieres que el bistec esté bien cocido y crujiente por fuera pero aún jugoso por dentro, ajusta la parrilla a unos 500 grados Celsius (250 grados Fahrenheit). ¡Incluso puede configurarlo a diferentes temperaturas para diferentes partes de su comida para que todo salga perfecto!

Consistencia de temperatura

Uno de los mayores beneficios de las parrillas de pellets es su capacidad para mantener una temperatura constante a lo largo del tiempo. Las parrillas de carbón no pueden competir con esta característica porque son propensas a llamaradas que causan fluctuaciones bruscas de temperatura. Las parrillas de pellets, por otro lado, tienen termómetros incorporados que facilitan el control de la temperatura interna de la parrilla en todo momento. Siempre sabrá cuándo es el momento de agregar más gránulos o ajustar las rejillas de ventilación de su parrilla para lograr temperaturas de cocción óptimas.

Sabor

Otra gran diferencia entre las parrillas de carbón y de pellets es el sabor. ¡El calor es lo que crea el humo y el humo es lo que le da a los alimentos ese sabor ahumado que todos anhelamos! Con una parrilla de carbón, tienes muy poco control sobre la cantidad de calor que aplicas a la comida y la cantidad de humo (si lo hay). De hecho, muchas personas optan por usar bandejas de agua con sus ahumadores de carbón para crear un poco de humedad en el aire alrededor de la carne para que no se seque demasiado rápido o se queme antes de que alcance el punto óptimo de cocción. Con un ahumador de pellets, por otro lado, puede controlar la cantidad de calor y humo que entra en su carne ajustando la temperatura de cocción en consecuencia.

Facilidad de uso

Las parrillas de pellets son eléctricas y utilizan pequeños pellets de madera que se queman para calentar la comida. Funcionan mejor en espacios cerrados donde se puede controlar el humo y tienden a ser más pequeñas que las parrillas de carbón.

Las parrillas de carbón queman carbón como fuente de combustible, lo que crea un fuego abierto que produce humo. Las parrillas de carbón tienden a ser más grandes que las parrillas de pellets porque necesitan más espacio para las brasas.

Automatización

La principal diferencia entre las parrillas de pellets y las parrillas de carbón es que estas últimas requieren un control manual del proceso de cocción. Si quieres cocinar un bistec, por ejemplo, tienes que encender el carbón y esperar a que se caliente. Lo mismo ocurre con los pellets de iluminación, que están hechos de serrín prensado.

Las parrillas de pellets son diferentes porque están automatizadas. Proporcionan un indicador de temperatura digital y no requieren más que presionar un botón para comenzar a cocinar. De hecho, la mayoría de los modelos tienen WiFi incorporado para que pueda controlarlos de forma remota usando una aplicación en su teléfono o tableta.

Fuente de calor

Las parrillas de pellets funcionan con electricidad, mientras que las parrillas de carbón usan un fuego controlado para cocinar los alimentos. Ambos se pueden utilizar con pellets de madera de alta calidad o briquetas de carbón.

Parrillas de pellets: usar una parrilla de pellets es como usar una parrilla de gas, excepto que necesita agregar pellets de madera antes de cada uso. La fuente de calor produce calor sin humo y cocción por convección en la cámara de la parrilla. Esto significa que el aire circula alrededor de la comida mientras se cocina y los sabores se infunden en la carne a través de este proceso.

Parrillas de carbón: una parrilla de carbón genera humo cuando quema astillas de madera para generar calor para cocinar sus alimentos sobre fuego directo. El humo se produce por combustión y contiene vapor de agua, dióxido de carbono y otros gases que constituyen la contaminación del aire. Las parrillas de carbón generalmente funcionan con carbón o carbón en trozos (un producto de madera dura).

Espacio requerido

Una parrilla de carbón requiere un área más grande que una parrilla de pellets porque necesita tener suficiente espacio para que las brasas se quemen durante la noche sin prender fuego a nada más. Una parrilla de pellets no tiene ese requisito: todo lo que necesita es un lugar para almacenar los pellets y una toma de corriente cercana. Mientras no se derramen fuera de su tolva, pueden quemarse donde sea que aterricen después de ser arrojados a la cámara de combustión.

Limpieza y mantenimiento

En términos de limpieza y mantenimiento, ambos son relativamente fáciles de limpiar. Pero hay algunas diferencias que pueden hacer que uno sea más deseable que el otro.

Las parrillas de carbón ensucian, especialmente cuando cocinas en ellas. El humo y las cenizas pueden manchar toda su ropa, muebles de jardín e incluso su hogar si no toma medidas para contenerlo.

Una parrilla de pellets es mucho más limpia porque no hay llama abierta. Tampoco hay cenizas. Todo el humo sale por el sistema de escape, lo que hace que la limpieza sea muy sencilla. Las parrillas de carbón también requieren más limpieza que las parrillas de pellets porque tienen muchas piezas que deben limpiarse después de cada uso.

Cuando se trata de mantenimiento, las parrillas de pellets son mucho más fáciles de mantener que las parrillas de carbón. Puede iniciar un fuego en una parrilla de carbón con solo periódico y líquido para encendedores, pero no es tan fácil con una parrilla de pellets porque necesita electricidad o gas para encender los gránulos dentro de la tolva, donde se queman mucho más que el periódico o el líquido para encendedores.

Salud general

En términos de salubridad, las parrillas de carbón se consideran más saludables que las parrillas de pellets. Esto se debe a que las parrillas de carbón no producen humo en comparación con los pellets, lo que puede provocar un olor desagradable y contaminación. El carbón mismo produce monóxido de carbono.

Conclusión

Con suerte, ahora tiene una mejor idea de qué buscar en cada sistema y está mejor preparado para tomar una decisión informada cuando llegue el momento de comprar su próxima parrilla. ¡Buena suerte!

Habla con un experto

Contacte con nosotros

COMPARTIR ESTA PUBLICACION

Facebook
Twitter
LinkedIn

Habla con un experto

Contacte con nosotros